• claramirandafisioterapia

Las presiones intrabdominales en el deporte



Saber gestionar la presión de la zona abdominal es fundamental para no acabar debilitando a nuestro suelo pélvico.


El embarazo y parto son dos momentos de mayor estrés en el suelo pélvico femenino.

Además, la postura es otro de los factores a tener en cuenta en la predisposición a la debilidad del suelo pélvico. Hay que valorar la posición de la columna lumbar, pelvis así como caderas.


Cambios en la postura favorecen una distribución alterada del vector de fuerzas en el suelo pélvico lo que contribuye a desarrollar problemas de éste hacia el triángulo anterior (incontinencia urinaria) o posterior (incontinencia fecal).


No todas las actividades deportivas tienen el mismo impacto en nuestro suelo pélvico. Muchas actividades que exigen más impacto como correr o saltar con pesos añadidos estarían contraindicadas en pacientes con debilidad del suelo pélvico.


El trabajo abdominal clásico puede resultar lesivo en pacientes con problemas de suelo pélvico.


Es necesario un trabajo abdominal hipopresivo unido a un trabajo de suelo pélvico que ayude en la correcta gestión intraabdominal de las presiones.


* Diapositiva extraída en Fisioformación.

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo